Presentación

Simposio Internacional

 

LA MEMORIA ESCOLAR

Nuevas tendencias en la investigación histórico-educativa:

perspectivas heurísticas y cuestiones metodológicas

 

(SEVILLA, 22-23 Septiembre de 2015)

 

La necesidad de organizar este simposio internacional fue motivada por la observación de la creciente atención en la última década otorgada por los historiadores de la educación –en particular en el ámbito ibérico y latinoamericano– al tema de la memoria escolar. El extraordinario desarrollo de estos estudios ha contribuido, por una parte, a definir nuevas interesantes perspectivas heurísticas y, por otra, a generar algunas complejas cuestiones metodológicas, todavía no resueltas completamente. La ampliación natural del espectro historiografíco a disposición de los historiadores de la educación en esa dirección –determinado por la búsqueda de fuentes subjetivas capaces de reconstruir varios aspectos de la vida escolar del pasado y las prácticas educativas realmente llevadas a cabo en la aula– hoy nos obliga a definir coordenadas teóricas generales y criterios metodológicos compartidos a nivel internacional para una exégesis adecuada de las fuentes, como han hecho con eficacia los historiadores generalistas desde principio de los años ochenta.

 

Las preguntas a las que pretendemos responder son básicas. ¿Qué queremos decir exactamente con memoria escolar? ¿Puede ser objeto de investigación histórica? Podemos decir que la memoria escolar constituye una práctica de evocación y recreación individual, colectiva y/o pública de un pasado escolar común y –como tal– puede ser utilizada para estudiar el pasado, así como para definir la forma en que el presente mira al pasado y lo interpreta o reinterpreta. En este sentido –desde un punto de vista histórico-educativo– la memoria escolar no interesa al historiador de la educación sólo como un medio para acceder al pasado escolar, sino también como llave para entender lo que la sociedad actual sabe, o cree saber, de la escuela del pasado y cómo eso corresponde con la realidad o es el resultado de los prejuicios y estereotipos ya arraigados en el sentido común. El objeto de estudio del historiador, por lo tanto, no consiste simplemente en considerar la escuela como lo que realmente era, sino en el complejo proceso de definición del sentimiento que de esa escuela ha sido desarrollado a través del tiempo a nivel individual y colectivo, inicialmente sobre la base de una experiencia escolar real y la acción de otros agentes sociales y culturales que han contribuido en parte a determinarlo.

 

Universidad de Sevilla. Facultad de Ciencias de la Educación

C/ Pirotecnia s/n (Campus Ramón y Cajal)

CP. 41013, Sevilla (España)

info@memoriaescolar.es